Historia: Kaiser Carabela, parte 1

Saturday - 18/04/2020 20:45
El Origen Americano del Kaiser Carabela
kaiser «Special» y «Custom»,
Kaiser Carabela en Argentina
Historia: Kaiser Carabela, parte 1

.El Origen Americano del Kaiser Carabela

En julio de 1945, Henry J. Kaiser, un magnate de la industria naviera, y Joseph W. Frazer, un destacado ejecutivo de la industria automotriz, se unieron para crear la Kaiser Frazer Corporation. El primer auto producido por la K-F, denominado K-85, vio la luz —como prototipo— en 1946. De este prototipo original se construyeron dos versiones: una de precio medio-bajo, que sería comercializada bajo la marca «Kaiser», y otra de precio medio-alto que saldría al mercado con la marca «Frazer». El primero se construiría en una planta que Kaiser había comprado a Ford, en Willow Run, y que durante la guerra había fabricado bombas. Por su parte, los Frazer se construirían en las viejas instalaciones de la Graham-Paige, recientemente adquiridas por Frazer. Ambas plantas estaban en Detroit, pero aún así la dualidad complicaba y encarecía demasiado la producción, por lo que, en contra de la opinión de Frazer (creía que un auto superior no debía compartir la línea de ensamblaje con otro inferior), ambas producciones se iniciaron en la planta de Willow Run.
La producción de los primeros modelos —1947— se inició en 1946, y cada una de las marcas ofreció en su estreno dos modelos: uno «básico» y otro «de lujo». En el caso del Frazer, el modelo básico recibió el nombre «Standar», mientras que el de lujo fue bautizado «Manhattan». El Kaiser, por su lado, recibió las denominaciones «Special» y «Custom», para las versiones básica y de lujo, respectivamente. Todos los autos estaban equipados con el mismo motor. Llamado «Supersonic Six», se trataba de un seis cilindros en línea de cabeza plana y 226,2 pulgadas cúbicas de desplazamiento. Sin embargo, con poco más de 100 caballos de fuerza para mover más de 1.300 kilogramos de peso, los K-F no destacaban por su velocidad.
Para compensar esta aparente deficiencia, el auto ofrecía a los pasajeros una excelente habitabilidad, incluyendo el asiento más ancho de la industria y unas suspensiones sólo vistas en autos de alta categoría. Inicialmente, la producción se orientó a construir dos Kaiser por cada Frazer, evaluando que las ventas del modelo más barato sería mayores, sobre todo si se tiene en cuenta que el precio final del Frazer se acercaba peligrosamente al del Cadillac. Pero estas precauciones resultaron innecesarias. De hecho, la prensa llegó a hablar de la “maravillosa compañía de posguerra”.
Desgraciadamente, pronto comprenderían tanto Kaiser como Frazer lo duro que era este negocio. En 1948 las ventas del Frazer cayeron de casi 69.000 unidades a poco más de 48.000,
A fines de ese año de 1953, aunque el momento no parecía el mejor, Kaiser volvió a dar un golpe inesperado al adquirir la Willys-Overland, fabricante, entre otros vehículos del Jeep Willys. Kaiser cambió entonces el antiguo nombre de la compañía de Kaiser-Frazer Corporation a Kaiser-Willys Corporation.
Además, buscando cortar de raíz con la crisis que afectaba a su empresa, mudó la producción desde la planta de Willow Run a la factoría de Willys en Toledo, Ohio. Finalmente, contrató los servicios del estilista Arnott “Buzz” Grisinger para que diseñara el nuevo Kaiser. El Kaiser de 1954, muy parecido al Buick XP-300 “de ensueño”, contaba con una parrilla cóncava y luces traseras “flotantes”. Sin embargo, las ventas continuaron bajando, con un total, para 1954, de apenas 8.539 unidades. Sólo el modelo Manhattan, el más caro del año anterior, retornó en 1955, y lo hizo con muy pocos cambios ya que se reciclaron los autos de 1954 que no habían sido vendidos.
Una nueva toma de aire en el capó le permitió cumplir con el criterio impuesto por la Automobile Manufacturers Association (AMA) de presentar un modelo nuevo cada año. Sólo se construyeron 271 ejemplares para el mercado doméstico (226 sedanes de cuatro puertas y 44 de dos puertas) entre febrero y abril de 1955, antes de que la compañía se quedara sin suficientes materiales para producir más automóviles. Un último sedan se ensambló en junio, con materiales que no habían sido encontrados antes. Otros 1.021 automóviles fueron exportados, principalmente a la Argentina,
 

Floyd Clymer Prueba el Kaiser
( ©MECÁNICA POPULAR , Febrero 1952)

Aunque se trata de un modelo diferente del producido en la Argentina, como mecánicamente no había grandes diferencias, nos pareció interesante publicar éste test de un Kaiser 1952. Cabe recordar que el modelo argentino de principios de los 60 era en verdad un auto de mediados de los 50. Clymer era uno de los más importantes expertos de la época.
Datos de consumo
A velocidad constante de 50 km/h     10,58 km/l
A velocidad constante de 80 km/h    9,26 km/l
A velocidad constante de 95 km/h     8,16 km/l
A velocidad constante de 120 km/h     6,13 km/l
Ruta con considerable tránsito     7,31 km/l
Ruta abierta     9,30 km/l
Pruebas de aceleración 0 a 400 m. En Alta (3) solamente     
22.30 s0 a 400 m. En Baja y Alta     
21,90 s 0 a 800 m. En Alta (3) solamente
    
34,80 s 0 a 800 m. En Baja y Alta     
33,90 s De 0 a 80 km/h. En Baja     
5,80 s De 0 a 95 km/h. En Alta (3) solamente     
18,90 s De 0 a 95 km/h. En Baja y Alta     
17,10 s Velocidad máxima por el velocímetro     
152,167 km/h Velocidad máxima real     - 7%
 

Historia del Kaiser Carabela en Argentina

     La relación entre Kaiser y la Argentina se inició en 1951, cuando el nuestro país envió a los Estados Unidos un emisario, el brigadier San Martín, para solicitar que alguna fábrica automotriz se instalara en Argentina. Sólo la Kaiser Frazer Corporation aceptó la propuesta, ya que las otras consideraron que el mercado local era demasiado pequeño para justificar la inversión. El acuerdo con el Gobierno Argentino incluía la formación de una sociedad mixta integrada por la empresa estatal IAME, la Kaiser Frazer Corp., y el aporte de grupos privados argentinos, quienes participarían a través de la compra de acciones por un total de 160 millones de pesos. El Estado otorgaría también a la nueva sociedad créditos por valor de 200 millones de pesos y permisos de importación de automóviles por otros 40 millones.
El 18 de Enero de 1955, se suscribió el respectivo convenio, tras lo cual comenzaron a llegar al país las 1.016 unidades importadas desde los Estados Unidos para iniciar la penetración de la marca en el mercado local, mientras se resolvían los últimos detalles y se montaba la planta de producción. Unos días después quedó constituida la empresa Industrias Kaiser Argentina S.A., bajo la presidencia de James Mc Cloud.
Dos meses después, en un terreno de 200 hectáreas de la localidad cordobesa de Santa Isabel, comenzó a construirse la planta donde se montaron 9.000 toneladas de equipos de la desmantelada planta de Toledo, Ohio (IKA contó con oficina comercial en Sarmiento 1230 de la Capital Federal). Al mismo tiempo, en Estados Unidos, la empresa madre se transformaba en Kaiser Industries Corp., abandonando para siempre el mundo del automóvil.
Sin embargo, el primer vehículo en salir de la nueva planta de Santa Isabel no fue un automóvil Kaiser, sino un Jeep Willys, marca que también pertenecía a Kaiser y cuya producción local formaba parte del acuerdo final de 1955. Cabe señalar que la Willys también terminó por radicarse en América del Sur, en Brasil. Así, el 27 de abril de 1956 salió de la línea de montaje de Santa Isabel el primer Jeep. Junto a su versión pick up se produjeron ese año 2.000 vehículos. La producción ascendió a 7.000 unidades en 1957, año en que se produjo el lanzamiento de la Estanciera, versión nacional del Willys station wagon producido en los Estados Unidos. Finalmente, y después de tres años de preparativos, hizo su aparición el primer Kaiser de producción argentina, un modelo Manhattan, localmente rebautizado como Carabela. La producción del Carabela se inició el 25 de julio de 1958 y, en los meses que quedaban hasta finalizar el año, se fabricaron 2.158 automóviles.
En 1959, al tiempo que el Carabela llegaba a un récord de 5.000 unidades fabricadas, se alcanzó un acuerdo con la Régie Nationale des Usines Renault para producir, bajo licencia, automóviles de la marca francesa, y en julio de 1960 salió de la planta de Santa Isabel el primer Renault Dauphine fabricado en el país. Y en septiembre de 1962 salió el Gordini, un vehículo de similar aspecto pero más potente y veloz. En 1960, la IKA amplió su gama a un automóvil mediano, el Kaiser Bergantín, un excelente vehículo mitad americano y mitad europeo que, de todas maneras, no logró posicionarse en el mercado y quedó como una curiosidad de la mecánica nacional.
Un convenio firmado en 1961 con American Motors, permitió a IKA iniciar la producción del Rambler, un coche que aquí podía perfectamente cubrir el mercado del Carabela, ya que empleaba el mismo motor pero era claramente mucho más moderno. La producción del Rambler se inició en 1962, firmando con ella la sentencia de muerte del Kaiser. De hecho, del último Kaiser.


.
.

-


Fuente: Wikipedia.org, Investigacion realizada por: geocities.com/cochesargentinos/,
produccion propia, ©PARABRISAS, Enero 1962​ Video; youtube.com

Podes conocer mas en www.cocheargentino.com.ar


  Continur a parte 2: Datos tecnicos y pruebas

Los datos, valores, y fotografías fueron extraídos de publicaciones, folletos, manuales del usuario
y taller de la época, utilizándose sin fines de lucro

 

Total notes of this article: 0 in 0 rating

Click on stars to rate this article

  Reader Comments

Newer articles

Older articles

Bienvenidos a mi web

Bienvenidos a la nueva interface de mi web La pagina esta en desarrollo, muy pronto encontraras muchas utilidades. Recorda que para el acceso,  y por seguridad, , deberas ingresar siempre desde www.pablin.tk     Gracias por tu visita! Best...

Encuesta

Que te parece mi web?

vinades
Visitas
  • En linea2
  • Hoy230
  • Este mes7,136
  • Total64,926
You did not use the site, Click here to remain logged. Timeout: 60 second